Reducciones fiscales en el IRPF para autónomos

gastos-deducibles-autonomos-2023

En este artículo podrás encontrar todo lo que necesitas saber sobre las deducciones fiscales IRPF autónomos, con los criterios aplicados en 2024, para que conozcas cuáles son los requisitos que debes cumplir, los aspectos que impactan tu actividad, así como las características de las partidas más complejas.

Cabe destacar que para los autónomos que tributan por el sistema de módulos, su cuota a pagar es predeterminada y fija, así que no depende de los gastos reales del negocio, lo que significa que no se pueden desgravar. En Legaliza Abogados nos complace ayudarte con la información necesaria sobre los gastos deducibles IRPF autónomos 2024.

¿Qué son los gastos deducibles del IRPF?

Los gastos deducibles del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF) son aquellos que se pueden restablecer de los ingresos brutos para calcular el beneficio de la actividad y, posteriormente, aplicar el porcentaje de IRPF correspondiente.

Estos gastos deben cumplir ciertos requisitos establecidos por la Agencia Tributaria para considerar deducibles.

Requisitos para que un gasto sea deducible

Para que un gasto cumpla con los criterios de Hacienda y sea considerado como deducciones fiscales IRPF autónomos, deberá cumplir los siguientes criterios establecidos por la Agencia Tributaria:

  • Deben estar vinculados a la actividad económica realizada por el autónomo o estar afectos a la misma.
  • Deben justificarse con las correspondientes facturas, en las que figuren todos los datos fiscales del autónomo. Cabe destacar que no funcionan los tickets o facturas simplificadas.
  • Deben estar registrados en la contabilidad o en los libros-registro del contribuyente, en los que se explique el detalle de cada una de las facturas, y así contar con la información necesaria al momento de una inspección.

Cuáles son los gastos deducibles en el IRPF

Estos son los gastos deducibles IRPF autónomos, conforme a la relación establecida por Hacienda para este año 2024:

  1. Consumos de explotación: Se relacionan con la compra de materias primas y auxiliares, combustibles, mercaderías, material de oficina, elementos y conjuntos incorporables, embalajes y envases. Se usa la siguiente fórmula para calcular el consumo del ejercicio: Consumos = existencias iniciales + compras – existencias finales.
  2. Sueldos y salarios: Corresponde a los diversos pagos realizados a los trabajadores por sueldos, dietas, gastos de viajes, pagos extras, retribuciones en especie, indemnizaciones y premios.
  3. Cuota de autónomos: Por ser un gasto necesario para el ejercicio de la actividad económica, la cuota de autónomos forma parte de los gastos deducibles IRPF autónomos. No requiere la presentación de factura, basta con el extracto bancario de la cuenta en la que se tiene domiciliado el pago de la cuota.
  4. Otros gastos de personal: Puede incluir seguros de accidentes del personal, contribuciones a planes de pensiones o a planes de previsión social empresarial, gastos de formación, indemnizaciones por rescisión de contrato y obsequios.
  5. Arrendamientos y cánones: Corresponden a los pagos de cánones, alquileres, asistencia técnica, cuotas de arrendamiento financiero (leasing) que no tenga por objeto activo no amortizables.
  6. Suministros domésticos: Aplica para los autónomos que trabajan desde casa y lo hayan notificado a Hacienda en su declaración censal (modelo 037 o 036), lo que les permite acogerse al 30% de deducción de los suministros de luz, agua, etc. de la parte proporcional de la vivienda en la que desempeña su actividad.
  7. Reparaciones y conservación: Se refiere a los diversos gastos de repuestos, mantenimiento y adaptación de bienes materiales, sin incluir las ampliaciones o mejoras por considerarse inversiones amortizables en varios años.
  8. Servicios de profesionales independientes: Corresponde a los honorarios profesionales de abogados, notarios, economistas, auditores, y a las comisiones de mediadores independientes o agentes comerciales.
  9. Gastos por dietas de manutención: En cuanto a los gastos relacionados a la actividad económica que implican traslados y viajes, el autónomo tendrá derecho de deducirse 26,67 euros diarios en territorio nacional y 48 euros en el extranjero cuando no pernocta, y en los casos de pernoctar, serán 53,34 euros diarios en España y 91,35 euros en el extranjero.
  10. Para justificar dichos gastos, debe contar con la correspondiente factura de establecimientos de restauración y hostelería cuyo pago sea a través de medios electrónicos.
  11. Otros servicios exteriores: Se refiere a gastos de publicidad, transporte, relaciones públicas, primas de seguro, investigación y desarrollo, servicios bancarios, suministros de agua, electricidad, telefonía, gastos de oficina.
  12. Tributos fiscalmente deducibles: Se incluye el impuesto de actividades económicas (IAE), el impuesto de bienes inmuebles (IBI), y otros tributos y recargos no estatales y tasas, así como recargos y contribuciones estatales.
  13. IVA soportado: Aplica solo para cuando no se presenten declaraciones trimestrales de IVA y, por lo tanto, no tengan derecho a deducirse las cuotas soportadas.
  14. Gastos financieros: Corresponde a los intereses de préstamos y créditos, recargos por aplazamiento de pago de deudas, intereses de demora de aplazamientos de los pagos a Hacienda y gastos de descuento de efectos, siempre y cuando no se deriven del uso de capital propio.
  15. Amortizaciones: Se refiere al importe del deterioro o depreciación de las inversiones contempladas como material inmovilizado o intangible relacionado con la actividad económica.

deducciones-fiscales-irpf-autonomos

Será conveniente contar con la asesoría de un abogado tributario en Madrid que pueda aclarar cualquier duda antes de presentar la declaración, y así aprovechar al máximo las ventajas de las deducciones fiscales en el IRPF para autónomos conforme a las normativas vigentes.

Para los casos de estimación directa simplificada, el cálculo de las amortizaciones se realizará linealmente conforme a la tabla de amortizaciones simplificada. Si se trata de empresas de reducida dimensión del impuesto de sociedades, aplicarán los beneficios fiscales (amortización acelerada).

También se tendrán en cuenta los siguientes gastos:

  • Provisiones deducibles y gastos de difícil justificación: Se mantendrá el porcentaje de los gastos de difícil justificación en 7% del rendimiento neto previo con el máximo anual de 2.000 euros.
  • Otros gastos deducibles IRPF autónomos: Incluye los gastos de asistencia a eventos como congresos, cursos y conferencias relacionados con la actividad, suscripción a revistas profesionales, compra de libros, cuotas de asociaciones empresariales, corporaciones y cámaras.
  • Así como las primas de seguro de enfermedad satisfechas para el autónomo, su cónyuge e hijos con edad menor a 25 años y que convivan en el domicilio familiar, por un gasto máximo de 500 euros por persona.

Gastos del autónomo: deducciones “especiales”

Se refiere a una serie de gastos deducibles IRPF autónomos que resultan muy frecuentes, pero que tienden a generar dudas debido a sus características y condiciones, por el grado de afectación a la actividad, lo que ha incrementado las exigencias de Hacienda con respecto a los requisitos que justifiquen la relación con la actividad.

Entre ellos destacan los siguientes gastos deducibles:

1) Local u oficina, ya sea alquiler o vivienda propia

Al tratarse de un local u oficina para la actividad del autónomo, se debe notificar a Hacienda los datos de local al darse de alta con el modelo 036 o 037, también se puede presentar una modificación de datos de los impresos cuando se traslade al nuevo local.

Todos los gastos asociados al local serán deducciones fiscales IRPF autónomos, tales como el alquiler, su mantenimiento, gastos de hipoteca y seguro, reformas, luz, agua, teléfono, así como la amortización de la inversión en caso de compra del local.

En el caso de tratarse de un local u oficina en una vivienda se debe hacer la notificación a Hacienda indicando el porcentaje del domicilio que se dedicará a la actividad. Generalmente, el porcentaje se ubica entre el 15% y el 50%, y se podrán desgravar los gastos asociados a la vivienda de acuerdo al porcentaje asignado.

Es importante destacar que Hacienda suele exigir contadores separados de agua y luz para las áreas de la vivienda utilizadas como oficina y las de uso personal. Con relación a los suministros, el autónomo se podrá acoger al 30% de deducción de los suministros de luz, agua e internet de la porción de la vivienda destinada a su actividad.

2) Vehículo y gastos asociados (gasolina, mantenimiento, seguro)

Estos gastos deducibles IRPF autónomos solo aplica a los profesionales cuyas actividades se relacionen con el transporte de mercancías, viajeros, enseñanza de conductores o actividades comerciales, tales como transportistas, autoescuelas, repartidores, taxistas, mensajeros, agentes comerciales y representantes. Los demás autónomos únicamente podrán deducir hasta un 50% del IVA.

Con relación a la adquisición de un vehículo en renting, posee las mismas limitaciones fiscales con respecto a la deducción de las cuotas y del IVA correspondiente.

3) Teléfono móvil

Otro de los gastos deducibles IRPF autónomos permitidos por Hacienda corresponde a los asociados con el teléfono móvil, sin embargo, se exige la posesión de dos líneas telefónicas debidamente identificadas para distinguir fácilmente el consumo personal del profesional.

4) Gastos de viaje y dietas

Entre las deducciones fiscales IRPF para autónomos también se encuentran los gastos de desplazamiento y manutención, tales como comidas, cenas, billetes de avión, taxis, tren, siempre y cuando se demuestre el uso profesional del consumo se adapten a la dinámica de la actividad.

5) Gastos de vestuario

Los gastos deducibles IRPF autónomos sólo admiten gastos de vestuario cuando se trata de uso profesional demostrable, tales como uniformes, ropa de protección, prendas con el logotipo del negocio. Cabe destacar que, si se trata de artistas, las normativas resultan más flexibles en cuanto a la interpretación del gasto.

Gastos deducibles sin factura

Entre las deducciones fiscales del IRPF los autónomos tenemos una serie de gastos que se pueden deducir sin necesidad de presentar una factura reglamentaria.

Entre estos gastos que no exigen factura para gestionar su deducción en el IRPF están:

  • Salarios y seguros sociales.
  • Pólizas de seguros.
  • Gastos bancarios.
  • Cuota de autónomos.
  • Gastos asociados a contratos mercantiles (tales como fianzas de alquileres, traspasos de locales o escrituras de la constitución de una sociedad).
  • Tasas municipales e impuestos (IBI, tasa de basura).

Se debe tener en consideración que estos gastos deben estar justificados y relacionados con la actividad profesional del autónomo. Además, es recomendable conservar cualquier documentación que respalde estos gastos, tales como recibos y cargos bancarios.

gastos-deducibles-irpf-autonomos

Gastos fiscalmente no deducibles

Según la normativa, existen algunos gastos que no son fiscalmente deducibles para los autónomos. Estos gastos no pueden ser restados de los ingresos para calcular el beneficio de la actividad y, por lo tanto, no reducen la base imponible del autónomo.

Dentro de las deducciones fiscales IRPF autónomos no se podrán incluir los siguientes:

  • Donativos y liberalidades.
  • Gastos personales no relacionados con la actividad económica.
  • Multas y sanciones, incluidos recargos por presentar fuera de plazo las declaraciones de Hacienda.
  • Gastos de vehículos particulares no afectos a la actividad.
  • IVA soportado que resulte deducible en la declaración del IVA
  • Pérdidas del juego.
  • Gastos realizados con entidades o personas residentes en paraísos fiscales.

Aspectos a tener en cuenta para aplicar las deducciones fiscales IRPF para autónomos

Para aplicar las deducciones fiscales IRPF autónomos en 2024, se deben tener en cuenta varios aspectos, tales como:

1. Novedades fiscales

Se deben conocer las condiciones vigentes de la normativa que puedan afectar a los autónomos en relación con diversas figuras tributarias.

2. Retenciones del IRPF

Los autónomos deben tener en cuenta las retenciones anticipadas del IRPF, a fin de aplicarlas en sus facturas.

Dichas retenciones están reguladas por ley y afectan a numerosos tipos de rentas. Los porcentajes de retención pueden variar según el caso, generalmente se aplica un tipo general del 15% de retención IRPF, que se reduce desde el anterior 21%, y un tipo reducido del 7% el primer año y los dos años siguientes al darse de alta en el RETA o Régimen Especial de Trabajadores Autónomos.

3. Régimen de estimación objetiva (módulos)

Algunos autónomos pueden tributar en el régimen de estimación objetiva, también conocido como sistema de módulos. En dicho régimen, el rendimiento y el cálculo del IRPF se basan en parámetros objetivos, como los metros cuadrados del local o los kilómetros recorridos en el vehículo. Sin embargo, no todas las actividades pueden tributar por módulos y existen límites de facturación.

4. Ingresos y gastos de la actividad

Los autónomos deben tener en cuenta los ingresos y gastos de su actividad para el cálculo de sus rendimientos netos, ya que, a partir de estos rendimientos, se aplican deducciones y reducciones que determinarán el porcentaje de IRPF a pagar.

Para finalizar, te invitamos a contactarnos y el equipo legal de Legaliza te dará una asesoría profesional en relación con las reducciones en el IRPF para autónomos.

0 comentarios