Derivación de responsabilidad tributaria de Hacienda: ¿Qué es?

Una de las figuras más habituales que encontramos en las noticias actuales es la relacionada con la llamada derivación de responsabilidad tributaria. En Legaliza, conocedores de lo complicado que puede llegar a ser todo lo relacionado con los procesos tributarios en sí, por ello te explicamos en este artículo todo lo relacionado con este tema.

¿Qué es la derivación de responsabilidad tributaria?

La derivación de responsabilidad tributaria es el proceso de la Administración que, mediante la Agencia Tributaria, busca la reclamación de un pago de deuda tributaria a los responsables subsidiarios como declaración de dicha responsabilidad.

Es decir, que la derivación de responsabilidad tributaria es la búsqueda de esas deudas impagadas que se han evidenciado una vez pasado el período de recaudación sin éxito. Se realiza de esta forma partiendo de la base de que la responsabilidad permite garantizar el cumplimiento de la deuda, extendiendo dicha obligación tributaria a otros sujetos.

Siendo esto así, para efectuar esta derivación, la Administración, en vez de dar por perdidas las mismas, inicia procedimientos hacia los responsables tributarios mediante los Acuerdos de Derivación de Responsabilidad. Así, el responsable del tributo ocupa una figura similar a la que tendría un garante de crédito tributario de naturaleza personal.

Según la Ley General Tributaria, estos sujetos derivados son determinados como deudores secundarios no pasivos y que corren con la responsabilidad de pagar la deuda tributaria en función de garantía, esto por la ausencia de pago de los deudores principales y originales.

Razones por las que Hacienda recurre a una derivación de responsabilidad tributaria

Una de las principales razones de este procedimiento de derivación es que a Hacienda le ha servido como un instrumento ideal para prevenir y controlar el fraude fiscal.

Además, la Legislación le ha otorgado a Administración muchas facultades tanto en el ámbito del proceso declarativo como en las ejecuciones de las propias deudas ante terceros responsables.

Por qué se llega a la derivación de responsabilidad tributaria

Cuando cualquier sociedad deudora de Hacienda puede llegar a cerrar su negocio o perder la capacidad de generar ingresos y por ende no pueda satisfacer las deudas tributarias que posee.

Una vez que no se logra recaudar estas deudas, es que el propio Reglamento de Recaudación, contemplado esto en el Real Decreto 939/2005 de 29 de julio, determina que es momento de iniciar el cobro mediante la derivación de responsabilidad tributaria.

Para esto se notifica a los responsables tributarios y se puede incluso llegar a iniciar un procedimiento tributario de acción legal contra el o los administradores de las deudas pendientes.

¿Cuáles son los requisitos para que se conceda una derivación de responsabilidad tributaria?

Hay un escenario puntual en lo que se puede llegar a conceder la derivación de responsabilidad tributaria. Veamos cuáles son:

  • Cuando una persona jurídica tiene pendientes obligaciones tributarias.
  • Como se había indicado, al cesar las actividades empresariales que una sociedad venía desarrollando, quedando pendientes sus pagos tributarios.
  • Cuando existe concurrencia de la condición de administrador de aquellos a los que se deriva responsabilidad.
  • Cuando al deudor principal se le haya declarado fallido.

En este último caso, con la oportuna declaración de fallido y sin asomo de duda, le corresponde a la Administración Tributaria buscar dirigirse al patrimonio personal de los que fueron administradores de la sociedad cuando esta funcionaba plenamente.

¿Cómo pueden defenderse los sujetos susceptibles de la derivación de responsabilidad tributaria?

Hay dos escenarios posibles para aquellos que son sujetos de la derivación:

  • Inicialmente la impugnación, esto de cualquier acuerdo de derivación de responsabilidad, así como de las actuaciones resultantes de este procedimiento.
  • La segunda defensa es más preventiva. Con esta los sujetos deben evitar la posible concurrencia de cualquier presupuesto de hechos de la responsabilidad, así como buscar limitar su alcance.

Para ambos, la asesoría legal se hace imprescindible y para esto se debe buscar a los mejores abogados en Derecho Tributario.

¿Cómo se puede evitar la derivación de responsabilidad tributaria?

Para eludir esta responsabilidad de derivación se debe esperar que los administradores de la sociedad en sí cumplan sus obligaciones mercantiles justo en el momento de la extinción de la empresa.

En los casos en que un administrador haya actuado de manera diligente, buscando los mecanismos para afrontar el pago, aun cuando la sociedad haya cesado sus actividades, no cabe exigir, por parte de la Administración, esta responsabilidad a un tercero.

El escenario es diferente cuando la conducta del administrador indica que aún estando en conocimiento de las deudas pendientes con la Hacienda Pública, no adoptó las medidas necesarias para que, una vez que la sociedad cesó su ejercicio mercantil de forma definitiva, hayan quedado asegurados los derechos de aquellos acreedores sociales que posee, incluyendo Hacienda.

Es así como se tiene que esta acción pasiva y negligente y la ley garantiza entonces que a fin de repararse este daño por acción u omisión negligente se exige el pago a aquellas personas que están en el deber de responder.

Para evitar entonces los casos de derivación de responsabilidad tributaria se debe observar en todo momento la buena fe de la sociedad por asumir y resolver sus obligaciones, siendo esto posibles pruebas ante algún futuro proceso legal.

Concurso de acreedores ¿El último recurso?

Existe un mecanismo más al que una sociedad puede recurrir para evitar este escenario de derivación de responsabilidad tributaria: los concursos de acreedores.

Al promover un procedimiento concursal se pueden respetar los derechos de los acreedores, esto puede asegurar que se haga efectivo el crédito del patrimonio que, en ese momento específico, constituye el activo de la sociedad.

Claro está, todos los involucrados en este proceso deben estar bien informados y actuar, nuevamente, de buena fe en todo momento.

alegaciones-derivación-responsabilidad-tributaria

Lo más remedable en estos casos es la asistencia legal de un abogado experto en asuntos tributarios. En Legaliza tenemos el equipo más completo de profesionales expertos en estos casos y que te asesorarán durante todo el proceso para buscar siempre la forma de prevenir estas situaciones o de buscar la solución óptima para cada una.

0 comentarios